Secretaria de Asuntos Estudiantiles
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

En la tarde de ayer, en el anfiteatro “17 de Octubre”,  tuvo lugar la primera Capacitación Institucional de Género. La misma contó con la presencia de autoridades y representantes de los cuatro estamentos universitarios, como así también de referentes a nivel local en lo político, social y cultural.

Esta primera capacitación, como así también los futuros encuentros que se planean realizar, se dan en el marco de la Ley Micaela y del Plan de Capacitación dispuesto por Consejo Superior de la UNLaR para toda la comunidad universitaria. Asimismo, la jornada también estuvo organizada por el CINEG (Centro de Integración Nacional de Estudios de Género) y  la Fundación Micaela García «La negra».

Como todos sabemos, la Ley N° 27.499, más conocida como “Ley Micaela” y a la cual se adhirió nuestra universidad, establece la “capacitación obligatoria en la temática de género y violencia contra las mujeres, para todas las personas que se desempeñen en la función pública en todos sus niveles y jerarquías”. Es justamente en este sentido en el cual la UNLaR decidió dar lugar a esta primera capacitación institucional, para que la comunidad universitaria se eduque y crezca en materia de género y, es por esta misma razón que, los padres de Micaela García, también estuvieron presentes en esta ocasión y recibieron un reconocimieto por parte de nuestro rector.

Al respecto, Fabián Calderón, instó a transformar, desde los pequeños lugares que cada uno ocupa, la injusta realidad social en la que vivimos y celebró el poder compartir estos espacios en nuestra universidad. “Hoy estamos iniciando una formación oportuna y necesaria para la UNLaR; es un gran desafío y una gran responsabilidad”, aseguró el rector y expresó su gran alegría de poder contar con el apoyo de Néstor y Andrea, padres de Micaela.  Además destacó el camino que, como universidad pública se viene realizando en cuanto a concientización sobre la violencia contra la mujer, sin dejar de lado el análisis sobre todo aquel camino que aún falta recorrer.

Micaela García era estudiante, militante política y defensora incansable de la universidad pública. Así la recordó su padre, quien instó a todos los presentes a llevar bien en alto aquellas banderas que su hija defendía y a no dejar de soñar nunca por un mundo mejor. También, como rector de una universidad nacional, planteó su gran preocupación por la violencia que se ejerce en el sistema universitario hacia las mujeres y que tiene que ver con un menosprecio hacia su capacidad profesional, brindándole siempre los “cargos de menor responsabilidad”, quitándoles así la posibilidad de tomar decisiones, principalmente en el ámbito de las ciencias duras. Por último, también reflexionó sobre la falta de implementación y cumplimento real de la Ley Micaela y la Ley de Protección Integral de la Mujer, que muchas veces se reducen a un simple pacto de adhesión y no a acciones concretas.

«Estamos convencidos de que la Ley Micaela puede cambiar la realidad y los patrones culturales», aseguró Néstor García. Por ese mismo camino se prevé que la Universidad Nacional de La Rioja siga capacitándose en base a esta ley permanente, transversal y obligatoria, creciendo cada vez más en materia de Género y respeto hacia la mujer.