Secretaria de Asuntos Estudiantiles
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La universidad se tiñó de fiesta. Hoy, 22 de noviembre, se conmemoran 70 años de gratuidad en el sistema universitario.

Un día como hoy, pero de 1949, el presidente Juan Domingo Perón, a través del decreto 29.337, decidió eliminar los aranceles que durante tantos años fueron un obstáculo para el acceso de los trabajadores a la universidad. En este sentido, el quinto módulo de la UNLaR, recibió a decanos, secretarios, subsecretarios y representantes de agrupaciones estudiantiles, que fueron parte de las actividades planeadas para dicha celebración.

En primera instancia, se inauguró un nuevo mural ubicado frente al comedor “Monseñor Enrique Angelelli”, el cual fue realizado por Diego Sarmiento y Agustín Caliva, estudiantes de la Licenciatura en Artes Plásticas, junto a un equipo de diez personas, también pertenecientes a dicha carrera. El mismo consta de dos partes, las cuales reflejan fielmente estos 70 años de gratuidad universitaria desde una perspectiva latinoamericana, representando el compromiso y la mirada de los propios estudiantes. “La intención fue reflejar lo que ocurre cuando se abren puertas de la universidad para todos y todas, y además mostrar apoyo a lo que está ocurriendo en toda Latinoamérica”, aseguraron los artistas.

Gustavo Kofman, decano del Departamento Académico de Ciencias Humanas, dio lectura a un pronunciamiento alegórico a la fecha, autoría del decano de la Facultad de Humanidades de la UNSa, Alejandro Ruidrejo, invitando a los presentes a reflexionar sobre todo lo que se construye y logra cotidianamente gracias a la gratuidad en la Educación Superior. Seguidamente, el rector Fabián Calderón, tomo la palabra y, con gran emoción expresó su felicidad por todas las luchas logradas, pero también por todos aquellos derechos que aún faltan conquistar. Respecto a ello, explicó que se trata de una “celebración en lucha”, en el marco de la unidad Latinoamericana y del trabajo arduo.

“La universidad pública nos permite crecer, desarrollarnos y sentirnos hombres y mujeres de bien, no solo desde el capital científico que aquí construimos, sino también desde el capital tecnológico, cultural y político”, aseguró el rector y remarcó que ese es justamente “el orgullo de sentirnos parte de una comunidad universitaria comprometida”. Además, explicó la importancia de este hecho histórico, que permite que hoy todas las universidades públicas del país celebren estos 70 años de luchas, sacrificios y batallas ganadas. “La gratuidad es importante para que los hijos de los trabajadores y quienes venimos de hogares humildes podamos llegar a la universidad pública, recibirnos y ser parte de una comunidad orgullosa, teniendo un título que nos abre puertas y nos genera posibilidades tanto en lo personal como en lo colectivo”, garantizó.

De esta manera y con gran alegría, los estudiantes también fueron parte de los festejos, brindando palabras al respecto, a través de sus propias experiencias en esta Casa de Altos Estudios, pero también mostrando su arte y compromiso con la educación pública, gratuita y de calidad.